miércoles, 21 de marzo de 2012

Las semanas pasan, todos los gatos van a mejor, tras el choque inicial que significa para los mininos un traslado podemos decir que todos han hecho una buena evolución. Algunos fueron muy rápidos y sin pensárselo empezaron a disfrutar de los espacios amplios, del sol y de los ratos de juego. También han incorporado un pienso nuevo que consideramos que contribuye a su buen estado. Los mas tímidos salen sin problemas después de hacerles seguimiento semana tras semana. Los seis que permanecen aislados están tranquilos en un espacio en el que se procura que no les falte de nada y con cuidados farmacológicos e higiénicos extraordinarios. Es importante el enriquecimiento ambiental y es muy divertido ver cómo elementos muy simples (cajas de cartón, una bolsa, una rama o un cable de plástico) les proporcionan mucho estímulo y diversión. También cuentan con rascadores casetas, estanterías y camas extras. Otros mas perezosos se solazan aprovechando cada minuto de sol que en su nuevo hogar abunda. Procuramos ofrecerles una atención individualizada y ahora ya podemos describir sus gustos y sus fobias. Poco a poco van dejando de ser uno más y se han convertidos todos y cada uno en especiales. Hay 18 machos y 16 hembras lucen pelajes variados. Del negro absoluto (los mas numerosos) al blanco con manchas negras hay un amplio espectro que incluye el atigrado, el tortuga y el gris. Hay alguno que resulta mas reconocible que otro por su simpatía, por la longitud de su pelo, por ser muy cariñoso, por adorar pasar el tiempo en el baño, por jugar con cualquier cosa o por ser especialmente esquivo. En las conclusiones parciales que se pueden sacar de esta aventura es que su presencia resulta hipnótica, su compañía embelesa y todos y cada uno merecen un hogar. Algunos parece que les urge más esa adopción donde por fin sentirse en casa para siempre. Han llegado tres mas a la familia. Bienvenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada